Skip to main content
0

Hola, soy Lisa

S oy una Doula certificada de espectro completo, especializada en preparto y posparto, y actualmente estoy estudiando para convertirme en terapeuta de hipnoparto y consultora de lactancia. Me crie y todavía vivo en la hermosa isla de Ibiza. Mi camino como Doula comienza junto con mi maternidad. Déjame explicarte más.

Me quedé embarazada de nuestra hermosa hija en diciembre de 2019, un par de meses antes de que llegara la pandemia. Me diagnosticaron un hematoma coriónico y me enviaron reposo durante el primer trimestre. Cuando por fin podía volver a hacer vida normal, después de 2 semanas nos mandaron a hacer cuarentena durante casi 3 meses. El tercer trimestre lo pasé mayormente dentro, ya que era un verano muy caluroso, y aún cumplíamos con el distanciamiento social. Puedes imaginar que fue un embarazo muy solitario, con poca o ninguna ayuda. A las 41 semanas, los médicos del hospital me recomendaron una inducción. Entré en trabajo de parto sin saber casi nada sobre el alumbramiento real, solo suponiendo que, naturalmente, todo irá bien. Poco sabía yo … La inducción rápidamente se convirtió en una cascada de intervenciones. Desde oxitocina sintética hasta romper mis aguas artificialmente, y en agonía pidiendo una epidural, que solo funcionó en un lado de mi cuerpo la mayor parte del tiempo. Fue completamente espantoso. Sin embargo, afortunadamente, después de un parto doloroso, comencé piel con piel de inmediato con mi pequeña. El parto para mí fue bastante traumático, pero normalicé la mayor parte, culpándome a mí y a mi cuerpo por no funcionar correctamente. Esto me causó ansiedad posparto y muchas dificultades para dar el pecho. Honestamente, los primeros meses fueron muy difíciles, por decirlo ligeramente…

En un momento, tuve suficiente. Me comuniqué con una especialista en lactancia, comencé a ver a una psicóloga perinatal y comencé a investigar sobre la maternidad y todo lo que conlleva. Fue entonces cuando me enteré de la figura de la Doula. Inminentemente me enamoré de la descripción del trabajo, que básicamente es acompañar a las mujeres a través de este momento mágico, guiarlas y brindarles toda la información correcta para que se sientan seguras y empoderadas para su viaje de maternidad.

Conocí a mi pareja actual hace un par de años, cuando todavía estaba trabajando en un trabajo que me gustaba, pero que no me satisfacía. Siempre sentía que quería ayudar a las personas, pero no sabía cómo hacer de eso mi trabajo diario. De hecho, fue él quien me animó a averiguar sobre los cursos de Doula y me ayudó a investigar todas las diferentes opciones. Obtuve mi certificación a través de un curso intensivo de “quiero ser doula” creado por la súper Doula Florencia Sabio, a lo largo del cual tocamos inherentemente todos los temas importantes relacionados con la matresencia. Por supuesto, todavía tengo mucho que aprender y eso es exactamente lo que quiero. Seguir aprendiendo a través de la experiencia, involucrándome personalmente con cada nueva familia y escuchando su historia, sus necesidades y deseos.

Ahora, un año después del parto, estoy celebrando el cumpleaños de mi hija y el nacimiento de este nuevo camino. El camino de acompañar, apoyar y empoderar a mujeres y familias.

Es un placer acompañarte como tu Doula.

    Suscríbete a mi newsletter

    ¡Regístrate para recibir mis correos gratuitos para mantenerse al día! Ps: No te enviaré correos electrónicos molestos a diario, lo prometo x

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Terminos de servicio son aplicados.